Templo clasicista de 3 naves. La central es de mayor puntal que las laterales, éstas cubiertas con bóvedas de crucería estrellada con decoración barroca, en las que sus nervios forman diferentes motivos (estrellados o florales), con claves muy trabajadas, según el gusto barroco.

Templo clasicista de 3 naves. La central es de mayor puntal que las laterales, éstas cubiertas con bóvedas de crucería estrellada con decoración barroca, en las que sus nervios forman diferentes motivos (estrellados o florales), con claves muy trabajadas, según el gusto barroco. Nave central de 4 tramos y ábside poligonal. Naves laterales de 3 tramos. Ábside poligonal en su tramo del presbiterio, cubierto también con bóveda de crucería. Las bóvedas se desarrollan sobre arcos ojivales que, como sus nervios, apean en 4 columnas poligonales y en las pilastras adosadas a los muros de las naves laterales. Portada barroca con frontón y hornacinas vacías, ubicada en el 3º tramo de la nave Sur. En esta fachada se abren también vanos de ventanas abocinados al interior en sus 3 tramos. En la nave central, en su 4º tramo, se halla el coro bajo, con sillería de nogal tipo monástico decorada con motivos barrocos. En la nave Norte, en el tercer tramo, se encuentran el órgano y el coro alto. Bajo éste, el acceso al baptisterio, con pila bautismal de copa lisa y base piramidal. El ábside poligonal no se refleja en el interior dada la ubicación del altar mayor, encontrándose tras él la sacristía, de bóveda gallonada, con cajonería y dos armarios rococó, y aguamanil con acanalados. En el tramo central, una ventana abocinada al interior. Ábside reforzado en el exterior con contrafuertes prismáticos escalonados, que rematan en la cornisa de piedra. Torre esbelta y ricamente decorada con elementos propios del barroco rococó, con balaustrada, rematada por una linterna de cúpula muy trabajada. Es de planta cuadrada y dos cuerpos bien definidos. El retablo mayor es neoclásico, con San Millán a caballo, Santiago y San Miguel. Pulpito de hierro forjado.
Templo clasicista de 3 naves. La central es de mayor puntal que las laterales, éstas cubiertas con bóvedas de crucería estrellada con decoración barroca, en las que sus nervios forman diferentes motivos (estrellados o florales), con claves muy trabajadas, según el gusto barroco.
Nave central de 4 tramos y ábside poligonal. Naves laterales de 3 tramos. Ábside poligonal en su tramo del presbiterio, cubierto también con bóveda de crucería. Las bóvedas se desarrollan sobre arcos ojivales que, como sus nervios, apean en 4 columnas poligonales y en las pilastras adosadas a los muros de las naves laterales.
Portada barroca con frontón y hornacinas vacías, ubicada en el 3º tramo de la nave Sur. En esta fachada se abren también vanos de ventanas abocinados al interior en sus 3 tramos. En la nave central, en su 4º tramo, se halla el coro bajo, con sillería de nogal tipo monástico decorada con motivos barrocos.
En la nave Norte, en el tercer tramo, se encuentran el órgano y el coro alto. Bajo éste, el acceso al baptisterio, con pila bautismal de copa lisa y base piramidal.
El ábside poligonal no se refleja en el interior dada la ubicación del altar mayor, encontrándose tras él la sacristía, de bóveda gallonada, con cajonería y dos armarios rococó, y aguamanil con acanalados. En el tramo central, una ventana abocinada al interior. Ábside reforzado en el exterior con contrafuertes prismáticos escalonados, que rematan en la cornisa de piedra.
Torre esbelta y ricamente decorada con elementos propios del barroco rococó, con balaustrada, rematada por una linterna de cúpula muy trabajada. Es de planta cuadrada y dos cuerpos bien definidos. El retablo mayor es neoclásico, con San Millán a caballo, Santiago y San Miguel. Pulpito de hierro forjado.

Nave central de 4 tramos y ábside poligonal. Naves laterales de 3 tramos. Ábside poligonal en su tramo del presbiterio, cubierto también con bóveda de crucería. Las bóvedas se desarrollan sobre arcos ojivales que, como sus nervios, apean en 4 columnas poligonales y en las pilastras adosadas a los muros de las naves laterales.

 

Portada barroca con frontón y hornacinas vacías, ubicada en el 3º tramo de la nave Sur. En esta fachada se abren también vanos de ventanas abocinados al interior en sus 3 tramos. En la nave central, en su 4º tramo, se halla el coro bajo, con sillería de nogal tipo monástico decorada con motivos barrocos.

 

En la nave Norte, en el tercer tramo, se encuentran el órgano y el coro alto. Bajo éste, el acceso al baptisterio, con pila bautismal de copa lisa y base piramidal.

 

El ábside poligonal no se refleja en el interior dada la ubicación del altar mayor, encontrándose tras él la sacristía, de bóveda gallonada, con cajonería y dos armarios rococó, y aguamanil con acanalados. En el tramo central, una ventana abocinada al interior. Ábside reforzado en el exterior con contrafuertes prismáticos escalonados, que rematan en la cornisa de piedra.

 

Torre esbelta y ricamente decorada con elementos propios del barroco rococó, con balaustrada, rematada por una linterna de cúpula muy trabajada. Es de planta cuadrada y dos cuerpos bien definidos. El retablo mayor es neoclásico, con San Millán a caballo, Santiago y San Miguel. Pulpito de hierro forjado.